Barcelona 20130520_130200

Published on mayo 30th, 2013 | by isaparici

10 propuestas para mejorar el Paral.lel de Barcelona

El Paral.lel de Barcelona es una de las avenidas con más personalidad de la ciudad: a principios del siglo XX era el gran centro de ocio de masas. Teatros, cines y cafés fueron desapareciendo con el paso del tiempo hasta sumir a esta arteria en el letargo durante la década de 1990. Ahora el empuje turístico de la ciudad está comenzando a presionar sobre ella: hoteles y restaurantes de comida rápida están sustituyen los cafés de tertulia y los teatros y cines.

En enero de 2013 el Ajuntament de Barcelona presentó un plan de revitalización llamado “El Paral.lel: la avenida de las personas y las artes escénicas” pero que no pasa de ser un remiendo del pavimento, un cambio en la estética de los toldos y en la posición del carril bici. Poco hay de las personas, de la memoria y la identidad del lugar.

El Paral.lel es un lugar cargado de elementos que se podrían potenciar para ganar vida en la calle y potenciar su identidad entre tres barrios, Raval, Poble Sec y Sant Antoni.

1: Abrir los jardines del Baluarte de Santa Madrona

Este jardín, propiedad del Museu Marítim, está detrás de a única sección de la muralla que sigue en pie a Barcelona y no es visible a simple vista. Es un conjunto formado por el jardín y la casa del gobernador, ya está adecuado para la visita con bancos y señalización que explica la historia de los diferentes elementos. Entonces ¿por qué no es visitable?

El hecho de que se acceda a ellos por la plaza Blanquerna, al lado de una sala de venopunción, explica les reticencias a la obertura de esta pieza patrimonial tan poco conocida. La misma plaza Blanquerna acoge el Flea Market, mercadillo de ropa y objetos de segunda mano que ha conseguido revitalizar el entorno los domingos en que se instala. El Baluarte es un lugar a recuperar por el barrio y por la memoria de la ciudad.

2: Dinamizar Les tres ximeneies

El parque de las Tres Xemeneies ocupa la antigua central eléctrica de Mata, donde se alzan estos tres símbolos del barri. La primera chimenea apareció en 1896, la segunda, en 1908 y la tercera, en 1912. Estan catalogadas como patrimonio de la ciutat pero no son visitables ni se explotan como espacio de memoria. Podrían convertirse en lugar de referencia y dinamizar un parque grande y desprotegido en horario nocturno que separa el Poble Sec del Paral.lel.

DSCN34973: Restaurar el monumento a Raquel Meller

La cupletista Raquel Meller fue una de las grandes figuras del Paral.lel en las décadas de 1920 i 1930. La ciutat le rindió homenaje en 1966 con este monumento, donde aparece como la joven florista del cuplé La Violetera, que la hizo famosa. La escultura de Josep Viladomat embellece una placita muy característica, compartida por las entradas de la sala de espectáculos Bagdad, del Teatro Arnau y del BARTS.

Actualmente la terraza de un bar tapa completamente la parte posterior de la fuente, de manera que ya no es posible leer los versos de la Violetera (“Cómpreme usted este ramito, pa’ lucirlo en el ojal…”) y el monumento pasa completamente desapercibido. Tal vez una recolocación en el espacio podría aumentar su valor para la memoria y la vida de la avenida.

4: Recuperar el Teatro Arnau

Este edificio de 1903 ha tenido muy mala fortuna: tras el cierre como teatro en 2004, pasó a manos de la Iglesia Cristiana China, que no consiguió abrir un centro de culto però sí obtener una interesante plusvalía por el local, que finalmente fue recomprado por el Ajuntament en 2010. Actualmente está cerrado y en un estado tan lamentable  que se ha tenido que apuntalar su fachada. El destino del Arnau era convertirse en equipamiento para el barrio pero la crisis está retrasando su vuelta al uso.

5. Defender El Molino

Recientemente ha aparecido noticias sobre las dificultades económicas de la empresa gestora de El Molino. Mítico cabaret del Paral.lel ahora con un interior completamente moderno, no debería perderse como centro cultural de la avenida. Tal vez necesite nueva programación o gestión ahora que su presencia, con una fachada de leds, vuelve a imponerse en la avenida.

6. Potenciar la Brecha de Sant Pau

Justo delante del Molino, la salida de la calle Sant Pau al Paral.lel y la Ronda recibe el nombre popular de “brecha de Sant Pau”. Ninguna placa o elemento recuerda este patrimonio  intangible que es el nomenclátor popular, en vías de extinción. El nombre deriva del momento en que la muralla de Barcelona cerraba la ciudad por este punto.

7. Reconocer las primeras casas de vecinos de la avenida

Solo resisten 3 bloques de pisos  (números 90, 92 y 94 de l’Avinguda) con la alineación pensada por Cerdà para la avenida, con un ancho de 50 metros. La manzana limitada por la Ronda Sant Antoni y la calle Aldana fue la única con edificaciones con la configuración original del Paral.lel. Dos edificios son anteriores (1874 y 1881) a la  aparición de la ley de porches que permitía porticadas de 5 metros con una separación total de 40 metros, petición de los propietarios de los terrenos. La acera, mucho más ancha, es aprovechada por las terrazas de los cafés y le da confiere una personalidad especial que ninguna placa explica al paseante y ninguna protección patrimonial reconoce.

8. Edificar el solar del teatro Talía

En 1987 cerró el teatro Talía, propiedad del actor Paco Martínez Soria. Un incendio al año siguiente aceleró su derribo… y así ha quedado el solar desde ese momento. Los vecinos lo atribuyen a desavenencias entre los herederos y la exigencia testamentaria de que hubiera allí un teatro.  La associación pro teatre Talia Olympia reivindica la memoria de este espacio, así como el del teatro Olympia, y las administraciones deberían abordar el desaprovechamiento de este espacio central urbano.

9. Identificar las casas porticadas

Otro elemento de la avenida que no cuentra con ningún elemento explicativo y que merecería la pena explicar. Los números 140-146 conservan los porches de 5 metros que fueron obligatorios durante una fase de construcción del Paral.lel. Son los únicos que se mantienen, pues muchas fincas optaron por tapiarlos y ganar espacio para los locales de la planta baja.

 10. Reconocer la casa singular del los caracoles

El chaflán entre las calles Tamarit y Entença está ocupado por una casa decorada con caracoles: reptan por la piedra de la entrada, por las barandillas de los balcones, asoman en los esgrafiados. Es un símbolo para los vecinos de la zona, característico edificio que demuestra que también hay hitos arquitectónicos cotidianos.


About the Author



Back to Top ↑